TOMILLO

(Thymus vulgaris)

Características Botánicas: Pertenece a la familia de las Lamiaceae junto con la albahaca, el romero, el orégano y la menta, entre otros. Forma matas leñosas que pueden ir desde los 13 cm hasta los 50 cm de altura en zonas protegidas. Sus tallos están repletos de pequeñas hojas de entre 4 y 5 mm en forma de racimos y con tonalidades verdes. Recubiertas de aceite esencial, presentan un aspecto velloso que les confiere un peculiar tacto y persistente aroma, que se desprenderá al ser frotado

Cuidados: Naturalmente crecen en las laderas con sol directo e intenso que soportan gracias a la impregnación oleosa de sus hojas. Viven bajo temperaturas muy variadas e incluso extremas, resiste bien las heladas y sequías, pero no el encharcamiento ni el exceso de humedad ambiente. Se adapta a los suelos calizos y arcillosos. Es recomendable evitar ambientes y superficies de cultivo excesivamente húmedas y es de vital importancia ofrecerle un espacio muy luminoso.

Cosecha: Su floracion se produce en primavera; y en cuanto a la cosecha, se pueden elegir épocas distintas, según el destino de la planta. Si es para consumo en fresco se podrá realizar en cualquier época cortando las hojas más antiguas teniendo siempre en cuenta no dejar a la planta con muy pocas hojas, para que pueda seguir generando más masa vegetal. En cambio si se quiere cosechar para la obtención de aceites esenciales, se llevará a cabo antes de la floración.

Usos: Sus usos son variados. Es muy eficaz como antiséptico. También se usa para tratar la tos, en forma de infusión. En la cocina criolla Argentina aporta un sabor distintivo a guisos, conservas, sopas, estofados, escabeches y todo tipo de salsas. Combina muy bien y realza el sabor en platos con carne, pollo, papas, zapallo. Si se utiliza en platos muy grasos, facilita su digestión.