CIBOULETTE

(Allium schoenoprasum)

Características botánicas: junto con la cebolla, el ajo y el puerro, pertenece a la familia de las Aliáceas. Forma matas de hasta 30 centímetros de altura y presenta un olor característico que recuerda a la cebolla gracias al sulfuro de alilo, compuesto presente en las especies de esta familia.

Cuidados: Resiste muy bien las heladas. Debe ser colocado en lugares soleados. Se adapta a distintos tipos de suelo.
Tolera las sequías y crece muy bien como planta de interior en macetas (teniendo en cuenta de colocarlos cerca de alguna ventana que le asegure su exposición al sol).
En cuanto al riego no debe ser muy abundante y con una frecuencia moderada, es decir, no dejar que el suelo se seque del todo.

Cosecha: Es recomendable cosecharlo inmediatamente antes de usar para conservar su mejor sabor y textura.
Lo ideal es usar tijeras bien afiladas para lograr un corte neto y recolectar las hojas según se necesiten.
Cortar como máximo a unos 5 cm del suelo para permitir futuros crecimientos de la planta.
Para evitar que el ciboulette colonice otros sectores de la huerta, cortar las flores antes que se sequen, así se evita la dispersión de semillas.

Usos: Característico de la cocina francesa, se utiliza principalmente fresco y crudo en cremas y salsas. Combina muy bien con pescados, papas, crema y quesos.