MENTA

(Mentha)

Características Botánicas: Pertenece a la familia de las Lamiaceae junto con la albahaca, el tomillo, el orégano, romero, entre otros, caracterizándose por el alto contenido de aceites esenciales que les otorga su persistente aroma, que desprenderá al ser frotado. Son herbáceas, rizomatosas, perennes, a veces con tendencia al vuelco y a ser invasoras, ya que presenta rizomas vigorosos que se desarrollan bajo la superficie del suelo en todas direcciones. Existen varias especies e híbridos, entre los que se destaca la hierbabuena (Mentha spicata). Sus tallos ramificados de color verdoso presentan tonalidades violáceas de altura variable según la especie.

Cuidados: En cuanto a suelos, las mentas son muy exigentes, requieren suelos ricos en materia orgánica y de buena fertilidad, con buen drenaje no siendo recomendables suelos duros y secos. El riego debe ser abundante, sobre todo en épocas de máximo crecimiento que coinciden con las de mayor temperatura ambiental, teniendo en cuenta que no tolera el encharcamiento, aunque sea por cortos periodos. Si bien la menta puede estar al sol, es preferible ubicarlas en zonas de media sombra, no tolerando el sol directo e intenso durante mucho tiempo.

Cosecha: Si se desea extraer aceite esencial, lo ideal es cosechar hojas cuando la menta se encuentre en floración plena (durante el verano). Para su consumo en fresco, cualquier época del cultivo es apta, y conviene ir sacando pequeños trozos de tallos con hojas más viejas sirviendo esto como renovación de la planta, dando posibilidad a nuevos puntos de crecimiento.

Usos: Entre sus usos destacan los culinarios. Principalmente se utiliza en los postres debido a su sabor intenso lo que hace contrastar con otros sabores. Tambien aporta un aroma peculiar a algunos guisos y preparaciones saladas. Por último, y sobre todo la especie de la hierbabuena es utilizada en otras especialidades como golosinas o tragos, tanto con alcohol como sin alcohol.